Tomás Gimeno habló con un Guardia Civil vía telefónica antes de desprenderse de las bolsas que transportaba en su embarcación

Comparte nuestro contenido

Según el auto judicial, Tomás Gimeno habría hablado con un Guardia Civil en el momento en que Beatriz Zimmerman acudió al Cuartel de la Guardia Civil. Le llamó desde allí y le pasó con un agente, al que despreció y colgó el teléfono

A medida que vamos conociendo información sobre el caso del secuestro de Anna y Olivia, y asesinato de la mayor de las hermanas (recordemos que aunque la hipótesis principal es que la hermana pequeña hubiera sido asesinada por su padre igualmente, pero aún no se ha encontrado el cuerpo), aumenta la impotencia de saber que, aunque probablemente no se hubiera podido evitar el fatal desenlace, si se hubiera podido interceptar al padre antes de que, según apuntan todas las teorías, terminara con su vida.

Según el auto judicial, Beatriz Zimmerman – madre de las menores – acudió al Cuartel de la Guardia Civil ante los mensajes de su padre en el cuál profesaba sus intenciones de alejar las niña de su madre. Desde el propio cuartel, y según expone el auto, la madre de las menores llamó nuevamente a Tomás Gimeno, y ante el discursos del progenitor y en vista de que no cesaba en sus intenciones de no regresar a las pequeñas, terminó pasándole el teléfono a un agente, al cuál despreció y terminó colgándole el teléfono.

Casualmente, apenas unos minutos más tarde, Gimeno fue interceptado por una embarcación de la Guardia Civil en su regreso al puerto y tras, presuntamente, desprenderse del cuerpo de sus hijas en dos petates atados al ancla de su embarcación, pero al no haberse enviado ningún tipo de mensaje al resto de compañeros del cuerpo de seguridad del estado, los citados agentes no tenían conocimiento de la llamada que se había producido minutos antes, y no preguntaron por el paradero de las niñas.

De haber sido así, se hubiera se hubiera dilucidado de una manera mucho más rápida esta trama que ha tenido en vilo a la familia de las menores durante casi 50 días, y que ha tenido el desenlace más horrible que se hubiera esperado.

En estos momentos, el Buque Ángeles Alvariño continúa trabajando en el fondo marino, en la zona dónde se encontró el cuerpo de Olivia Gimeno. Además, lo están haciendo de manera concienzuda pero sin perder ni un sólo minuto, puesto que se espera que el Jueves termine su trabajo en la isla.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Darque Car "